Balance del año 2021 para la agricultura del Valle de Culiacán

 Balance del año 2021 para la agricultura del Valle de Culiacán

Para algunos agricultores en el Valle de Culiacán, la llegada del invierno significa que ya se ha sembrado; y junto a las semillas, se depositó la esperanza de tener una temporada otoño-invierno con buena producción, libres de problemas climáticos, con suficiente agua, así como la capacidad de administrar los riesgos del mercado y solventar los incrementos de los precios de los insumos, para mantener la rentabilidad y la continuidad de su negocio.

Por otro lado, también son tiempos de hacer un balance de lo acontecido durante el 2021, en el entendido de que, apuntar los hechos que más incidieron en la agricultura de la región, puede abrir caminos para el análisis y la búsqueda de soluciones, así como, mencionar los aciertos y si es posible, visualizar escenarios para el ciclo otoño-invierno, que colaboren en el proceso de toma de decisiones. A continuación se describen algunos puntos clave, que esperamos, sean de utilidad.

LA SEQUÍA CÍCLICA Y CAMBIO CLIMÁTICO

La sequía y el cambio climático, son elementos que están tomando cada vez más relevancia en las conversaciones entre todos los actores involucrados en la agricultura. Recordemos que a partir de mayo, los reportes de vulnerabilidad en áreas agrícolas del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP), en función de la disponibilidad de agua en las presas, colocó a Sinaloa en vulnerabilidad media.

En el caso de las presas que abastecen Culiacán y Navolato, tampoco hubo buenas noticias, debido a que sus tres presas presentaron porcentajes muy inferiores al promedio de los últimos cinco años.

De acuerdo con el profesor Marcos Irineo Esquivel y coordinador del área de Ciencias Atmosféricas de la Universidad de Guanajuato, el calentamiento global, provoca un cambio climático que altera los patrones de lluvia y temperatura a nivel global. A esto, se sumó el fenómeno conocido como ¨La Niña¨ que consiste en un enfriamiento de las aguas del pacífico que duró desde principios del 2020 hasta abril del 2021, trayendo como consecuencia menos lluvias de las esperadas y con ello, la sequía.

Ante este problema, diversos especialistas participaron el 30 de junio, en el seminario ¨El problema de la sequía y su impacto en el campo mexicano¨ organizado por Bayer México. Donde se recomendó a las autoridades: 1) incrementar la red de medición del país para llegar a implementar sistemas de alerta temprana, 2) aumentar la tecnificación de riego, 3) fomentar los sistemas de captación y cosecha de agua, 4) generar mayor información agroclimática que esté al alcance de todos los tamaños de productores y 5) disminuir las emisiones de CO2 con un mejor manejo de la soca y la implementación de la agricultura de conservación.

Por su parte, Enrique Rodarte, presidente de la AARC, invitó a fomentar la cultura del uso eficiente del agua el pasado 21 de octubre, tras su intervención en la inauguración del Precongreso Latinoamericano de Hidráulica Sinaloa: ¨Hacia una Gobernanza Electrónica y Sostenible del Agua”. Rodarte reconoció la participación del gobierno en programas dedicados la  estimulación de lluvias y resaltó la necesidad de generar apoyos para que poco a poco los agricultores vayan haciéndose de tecnologías que sirvan para un uso más eficiente del agua.

Cabe mencionar, que el gobierno federal programó en el Presupuesto Especial Concurrente 2022, aumentos para SEMARNAT, en el programa de infraestructura Hidroagrícola del 204.6% (+963.3 mdp) y los programas Hidráulicos con 17.7% (266.8 mdp). Y se ha comentado que parte de esos recursos beneficiarán al sur de Sinaloa, con la habilitación de las presas Picachos y Santa María.

El representante de la AARC, mencionó además, que existen acciones factibles para optimizar el riego por rodado, como son las tiradas cortas y que los usuarios de los módulos de riego puedan organizarse de tal forma, que sean capaces de exigir medidas que aumenten la eficiencia de la gestión del agua, y que a su vez, se sensibilice a toda la población para generar resonancia y encontrar elementos que ayuden a ser resilientes ante las frecuentes sequías que enfrenta la región.

PERSPECTIVAS DE LOS MERCADOS Y LA ADMINISTRACIÓN DE RIESGOS

Cada año, los escenarios de la agricultura son distintos. En lo particular el ciclo 2021-2022, se percibe complicado, sobre todo por las fuertes alzas en los fertilizantes, los combustibles, las semillas y otros insumos necesarios para producir.

En el caso del maíz, los costos de producción rondan alrededor de 42 mil pesos (FIRA) pesos por hectárea, y, con los vaivenes del mercado, el precio por tonelada ha oscilado de 5,100 a 5,700 pesos en los últimos meses. Si hacemos cálculos rápidos, con un precio promedio de 5,400 por tonelada, se necesitan obtener 7.7 toneladas por hectárea para alcanzar el punto de equilibrio.

Y si sumamos, que los altos costos de los fertilizantes, la falta de agua o algún evento climatológico, no permitan tener excelentes rendimientos, más allá de las 11 toneladas por hectárea, la rentabilidad está en juego y se hace más difícil tomar la decisión de comprar coberturas de precios, ya que, el costo de la prima, aún si se repite el esquema de apoyos de 100 pesos que ofreció Segalmex el año pasado, puede ser un factor determinante en el bolsillo del productor.

En esta parte, es importante que el gobierno funja como regulador de las necesidades de la comercialización, que ofrezca un esquema de red de seguridad o precio piso para incentivar a los pequeños y medianos productores de las zonas más productivas, y así, se pueda alejar menos de la meta de llegar a la autosuficiencia alimentaria.

De hecho, algunas de las problemáticas desatadas por la desaparición del esquema de agricultura por contrato que vigilaba ASERCA, es el mayor riesgo para las bodegas y las parafinancieras, a que se den incumplimientos de contrato, debido a que, con anterioridad, los productores estaban ligados a ello para obtener apoyos.

Hoy, que acertadamente se dan los incentivos directos a los productores para disminuir la corrupción burocrática, un daño colateral es que se está fomentando la comercialización por la libre, lo que puede resultar en un retroceso en la cultura de la administración de riesgos, que afecta también al productor, al no comprar coberturas, quedando en mayor incertidumbre.

Como mencionó Eduardo Hernández, gerente comercial de la AARC, en el curso que brindó el 26 de octubre pasado “Perspectivas del mercado de maíz para el ciclo O-I 21/22¨, si no se cuenta con un contrato de compra-venta, es inconveniente la adquisición de la cobertura, sumando que con las alzas de los insumos, es complicado pronosticar los costos de producción. Agregando que, con la nueva miscelánea fiscal, los productores pequeños de arriba de los 300,000 pesos de ingresos, van a pagar mínimamente el 1%, en el mes que reciban el ingreso.

Hasta este punto, se recomienda analizar más que nunca los gastos y costos, buscar el mejor precio y, de ser posible, hacer compras consolidadas. En cuanto a Segalmex, que es la institución que funge como intermediaria y brinda los apoyos, hace mucha falta que las reglas sean claras y salgan a tiempo, comentó Hernández.

EL MUNDO Y EL COMERCIO DE ALIMENTOS

Indudablemente, este segundo año de enfrentar una situación tan delicada como es la pandemia por Covid-19, nos ha llevado a implementar mayores protocolos para seguir trabajando. Afortunadamente para la actividad agrícola, el comercio no ha parado, pese a algunos cambios en el consumo provocados por el cierre de los hoteles y restaurantes y disrupciones en las cadenas globales de suministro.

Sin embargo, a mitad de este año, la Agencia de Alimentación de la ONU (FAO), indicó en su informe semestral de Perspectivas Alimentarias, que los costos de las importaciones de alimentos en todo el mundo se incrementarían a niveles record, presionando a los países afectados económicamente por la pandemia.

Prueba de ello, es la inflación que hemos experimentado los últimos días, en productos como la tortilla, carne y pollo, señaló el columnista de El Financiero César Cantú. Los precios de los alimentos continuaron subiendo en diciembre, incluyendo los productos de dieta sana, como las frutas, mismas que cerraron la primera quincena del mes con un aumento anual del 22.1 por ciento, el nivel más alto en los últimos cinco años, señaló Cantú.

En las relaciones internacionales, la secretaria de Economía en México, Tatiana Clouthier, comunicó en mayo, que se abrió el diálogo para fortalecer la cooperación, para permitir una más rápida recuperación económica tras la pandemia por Covid-19. Además, se delinearon los avances de la reforma laboral mexicana, los cuales, resaltaron la importancia de evitar el comercio de productos que estén involucrados con trabajo forzoso.

Dentro de estos diálogos, también se incluyeron en la agenda por parte de los Estados Unidos, las disposiciones del T-MEC para revertir las restricciones a productos biotecnológicos agrícolas, como el caso del glifosato y la comercialización del maíz transgénico para el consumo humano.

Son muchos otros los rubros, a analizar, como los aumentos a las importaciones de maíz, que se registraron en el primer semestre del 2021, donde la Secretaría de Economía comunicó que se importaron 8.7 millones de toneladas de maíz.

De acuerdo con Imagen Agropecuaria, esto representa 1 millón de toneladas más en dicho periodo, representando un 14 por ciento de aumento (con respecto al año pasado). Algo señalado por CAADES es que dicho incremento refleja en el maíz blanco un 47 por ciento más de importaciones en el mismo periodo. Por lo que estamos aún muy lejos de alcanzar las metas presentadas por el ejecutivo en el Plan Nacional de Desarrollo (2019-2024), de lograr avanzar en la autosuficiencia alimentaria.

COMENCEMOS EL AÑO FUERTES Y UNIDOS

Utilicemos esta información para comenzar el año con nuevos bríos y recordar que nuestras fortalezas son muchas: liderazgo en productividad, exportaciones competitivas, clima favorable, ubicación privilegiada y una cultura de identidad con el campo que marca la vida del sinaloense, que debemos fomentar y hacer de esto un motor de unión en el gremio. A aprovechar lo mejor posible las oportunidades de un nuevo ciclo y que todos los actores involucrados hagan su parte para mantener esta noble actividad, estamos esperanzados en que se mantengan los buenos precios por las cosechas del 2022, pero será mejor ocuparnos todos en lograr cobertura y una comercialización adecuada.

Por parte de la AARC, deseamos que hayan pasado felices momentos esta navidad, en compañía de sus seres queridos y que pronto brinden por un próspero año nuevo 2022, con abundantes cosechas y muchos éxitos.

Muchas gracias a los lectores y a sus comentarios, escribir esta columna ha sido una de las más grandes bendiciones de mi vida, espero seguir comunicando lo más importante para el sector y seguir haciendo sinergia con ustedes.

¡FELICES FIESTAS!

Nio Sainz Analista Económico de la AARC.

Fuentes:

www.elfinanciero.com.mx

www.fao.org/

www.gob.mx

www.imagenagropecuaria.com

Samantha Campos