Demuestran buenos rendimientos con maíz amarillo con prácticas sostenibles en MasAgro: CIMMYT y AARC

 Demuestran buenos rendimientos con maíz amarillo con prácticas sostenibles en MasAgro: CIMMYT y AARC

La Asociación de Agricultores del Río Culiacán (AARC) y el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT) presentan los resultados de la Plataforma MasAgro, en el Campo Experimental AARC, la cual, incluyó ensayos de densidades de siembra, fertilización y prácticas más sustentables para el cultivo de maíz amarillo. Con la finalidad de comprobar científicamente, que se pueden utilizar cantidades más justas de insumos y labores, para ahorrar costos y mantener buenos rendimientos, así como una mayor rentabilidad, promoviendo alternativas como la siembra de maíz amarillo; y a la par, generar un menor impacto en el medio ambiente.

A partir de la trilla de 14 ensayos MasAgro ubicados en el poblado ¨La Sinaloa¨, Navolato el 8 de junio, se obtuvieron datos para cumplir con 3 objetivos: 1) probar densidades de siembra de 8 a 10 plantas por metro lineal, 2) comparar rendimientos con 3 distintos volúmenes de fertilizantes (promedio, rica y baja), 3) determinar el costo-beneficio de implementar la agricultura de conservación y labranza reducida frente a la convencional.

Pruebas de costo- beneficio en densidades de siembra

Las pruebas de densidades de siembra se hicieron con el híbrido de maíz amarillo DK-1050, bajo el método de labranza reducida, una tendencia de la agricultura de conservación, la cual, con el uso del strip till o laboreo en bandas, para después sembrar, se evitaron rastreos, ¨piqueos o subsueleos¨, obteniendo una productividad similar a la agricultura convencional, ahorrando costos y reduciendo el impacto al medio ambiente por emisiones de carbono en la quema de combustibles.

Por otro lado, se aplicaron cerca de 320 unidades de nitrogenado para fertilizar, que es el promedio que los productores de la región aplican usualmente. Como resultado se observó que la aplicación de 9 plantas por metro lineal es la que produjo mejor relación costo-beneficio, con 15.77 ton/ha, frente a 15.80 ton/ha de la franja de 10 plantas, una diferencia de escasos 30 kilos por hectárea, ahorrando un 20 por ciento en semilla; alrededor de 800 pesos por hectárea.

De igual forma, resultó mejor sembrar 9 que 8 plantas por metro lineal, debido a que el ensayo de 9 presentó cerca de 737 kilos más por hectárea que el de 8 (15.77 y 15.03 ton/ha respectivamente). Tomando en cuenta los 800 pesos de aumento de costo en semilla para sembrar 9 plantas en vez de 8, y los precios actuales del maíz, la diferencia en utilidad por hectárea ronda en los 3500 pesos.

Resultados de ahorro en fertilizantes

Con relación a los fertilizantes, se verificaron los rendimientos de 3 volúmenes diferentes de fertilización. La primera, una franja con el promedio utilizado por los productores de 320 unidades de nitrógeno por hectárea. La segunda se trabajó con el sensor Greenseeker, un sensor asequible y fácil de usar, que permite determinar de forma más exacta lo que realmente necesita la planta, midiendo su salud o vigor; con los registros del Greenseeker, se decidió destinar 235.4 unidades de nitrógeno por hectárea. Y por último, una franja rica con 456 unidades de nitrógeno por hectárea, cerca del doble del promedio que aplican los productores. Los resultados obtenidos de la franja promedio fue de 15.57 ton/ha, la franja calculada usando el sensor Greenseeker 15.30 ton/ha y la franja rica 15.72 ton/ha.

Si comparamos el costo-beneficio entre las tres pruebas, los resultados obtenidos usando el sensor resulta la más rentable, debido a que la diferencia entre las franjas con alrededor de 30 y 50 por ciento más de fertilizante no llega a la media tonelada por hectárea, pero si eleva los costos de producción, particularmente con los precios actuales de los fertilizantes, por lo que conviene mejor medir lo que necesita el cultivo con el Greenseeker, aparato que se encuentra en su versión manual a partir de los entre los 550 dólares en el mercado y que permite ahorrar considerables cantidades de fertilizante, insumo que representa alrededor del 20 y 25 por ciento de los costos totales de producción del maíz.

Menos labores con agricultura de conservación

Finalmente presentamos los resultados de la agricultura de conservación, donde la plataforma Masagro del Campo Experimental AARC, demostró que, los métodos de mínima labranza y labranza reducida pueden generar excelentes rendimientos. Prueba de esto, son el par de ensayos de dichos métodos en 2.4 hectáreas cada uno, donde se obtuvieron 16.28 ton/ha en labranza reducida y 16.17 en mínima labranza donde se sembró con una sola pasada del strip till.

Durante la trilla, Ismael Lugo, supervisor de Proyectos Estratégicos de la AARC mencionó que con esta Plataforma se está promoviendo el maíz amarillo para hacer crecer el mercado de este y destacar sus bondades. Los resultaros pintaron muy bien, los ensayos variaron de 15 a 16 toneladas por hectárea sin un manejo excesivo, simplemente bueno.

Por su parte, Rodrigo Inzunza de Grupo ANSA, quien estuvo presente apoyando para el pesado de la cosecha, comentó que estaría bien darle un impulso al maíz amarillo, dados los buenos rendimientos presentados. ¨Ahorita si van a salir unos resultados favorables y creo que puede competir con el grano blanco¨ dijo Inzunza.  El representante de Grupo ANSA, agregó que corroborar los datos, ayuda a poder comunicar con confianza a otros productores sobre las posibilidades de buenos rendimientos con maíz amarillo, ya que es muy poco lo que se siembra todavía.

¨Me tocó el proyecto del área MasAgro, estuvimos trabajando con diferentes densidades, donde pudimos observar y detallar varias variables de suma importancia. Ya que, pues a los productores de la región puede ser sumamente útil la información, para que puedan tomar sus propias conclusiones y al momento de determinar una densidad recomendable para sus cultivos, aquí se pueden dar una idea con mayor claridad. Le doy las gracias a la AARC, por dejarme participar a mi como estudiante y la verdad lo recomiendo para los estudiantes próximos porque uno aprende cosas nuevas e innovadores y hay muy buen ambiente de trabajo¨ concluyó  Fernando López practicante del departamento de Estrategias Agrícolas de la AARC.

Redacción: Nio Sainz, Analista Económico de la AARC.

 

 

 

Samantha Campos