Sequía afecta rendimientos de maíz de EU

 Sequía afecta rendimientos de maíz de EU

Este jueves el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) en su reporte mensual de “Estimación de oferta y demanda mundial de productos agrícolas”, redujo su expectativa de producción de maíz para 2021-2022 a 374.6 millones de toneladas, es decir 10.5 millones de toneladas menos (el doble de la cosecha Sinaloa) con relación a lo proyectado en julio.

La sequía que han presentado importantes estados productores de maíz estadounidenses en los últimos meses, durante las fases de espigado, llenado y dentado del grano, está teniendo efectos en su productividad, es por ello que al concluir el USDA su primer encuesta para determinar los rendimientos promedios, estos tuvieron que ser ajustados de 11.2 toneladas por hectárea, que obtuvieron con base en datos históricos, a 10.9 toneladas por hectárea (obtenido por medio de encuestas a productores), lo que trae como consecuencia una cosecha inferior y precios más altos.

Por el lado de la demanda, el reporte señaló que el consumo será de 4.8 millones de toneladas menos que lo previsto el mes pasado, por un descenso de 2.5 millones de toneladas para alimento de ganado y uso residual, por una producción más baja debido a la subida de precios, sin embargo, este será levemente compensado por el aumento de la demanda para elaboración de glucosa, dextrosa y almidón, que se espera que incrementen tomando en cuenta lo observado en 2020-2021.

Con respecto a las exportaciones de EE.UU. calculadas para el 2021-2022 también se estiman que serán menores en 2.5 millones de toneladas, por una mayor perspectiva de producción de Rusia y Ucrania, que son importantes proveedores de granos de China. Entonces los inventarios finales para 2021-2022 del vecino, se estimaron en 31.5 millones de toneladas, 4.81 millones de toneladas menos que lo esperado en julio.

Si bien, los analistas confiaban que iba a haber un cambio en la producción por menores rendimientos, el reporte de la caída fue superior a la expectativa, por lo que el reporte del jueves fue bien tomado por el mercado, ya que el precio de maíz a julio 2022 cerró en 266.97 dólares por tonelada (considerando una base de 38 dólares por tonelada), es decir que tuvo un crecimiento de 1.38% en relación a los 263.34 dólares por tonelada del cierre previo.

Ahora para las estimaciones a nivel mundial, la producción calculada bajo 8.6 millones de toneladas a 1,186 millones de toneladas, principalmente por los datos de Estados Unidos, sin embargo, la caída fue compensada levemente por incrementos de Ucrania por mejores expectativas de rendimientos, pese a sembrar una menor superficie y de Rusia que destinaron una mayor superficie para el grano.

Por otro lado, la Unión Europea espera una producción inferior por las reducciones de Hungría, Rumania y Bulgaria, que serán equilibradas parcialmente por una mayor oferta de Francia, Croacia y Alemania. Otros cambios notables son la expansión de la producción de India, Canadá y Moldavia, con una caída por parte de Serbia.

En el tema comercial, como se señalaba habrá crecimientos de exportaciones por parte de Rusia, Ucrania e India, y disminuirán las de Serbia y la Unión Europea; y en importaciones aumentaran en Bangladesh, Tailandia, Reino Unido, pero bajaran en Irán, Vietnam, México, Egipto, Japón, Marruecos, Arabia Saudita, y Algeria.

Con una menor producción los inventarios finales se espera que los inventarios mundiales concluyan en 284.63 millones de toneladas, 6.55 millones de toneladas por debajo que las del mes pasado, que son muy similares a las esperadas al final de la temporada que termina ahora en septiembre. Por lo que habrá que seguir al pendiente del clima y el avance de siembra de Estados Unidos, ya que ello puede tener impacto en el precio que se les pagará a los productores sinaloenses la próxima temporada y no hay mucho margen de maniobra para los compradores, de acuerdo con los datos de este reporte.

Síguenos:

https://www.facebook.com/aarc.culiacan/

Redacción: Miguel Ángel Delgado, Analista Económico de la AARC.

 

 

 

 

 

Samantha Campos